Seleccionar página

Estaba todo tan vacío
que lo llené de recuerdos
y me entraron ganas
de inundar la ciudad
en lágrimas
pero al fin
el pasado es bello
pero también caduco
y siempre toca avanzar
mirando atrás de reojo
con una sonrisa por vestido
no me he perdido
sino que acabo de empezar
otro mañana
de pogos y rosas
de tinta y frutas
de trueques y permutas
pero al fin
la vida huele bien
incluso desde la taza