Seleccionar página

Queridos amigas de lo Trans.

Tras muchos dimes y diretes el precariado me obligó a mudarme indefinidamente a la ciudad de Carcelona. Las que estuvieron cerca bien saben que acometer tamaña decisión me costó sangre, sudor y milagros no virginales, tarea ardua que finalmente acometí decidiendo huir a Muntaner sin billete de vuelta. Las que estuvieron cerca bien saben también que esta última etapa en Granada, pese a contar con partes que sobrepasan lo magnífico, también estuvo impregnada de momentos mierder donde los haya. Desde que puse fecha a mi partida, la ciudad y sus gentes empezaron a regalarme señales de gratitud, una compensación tardía que recibí agradecida y emocionada, como diría Lina Morgan Freeman.

Antes de marcharme, contemplando la posibilidad de un no-retorno, decidí hacerme unas fotos de auto-homenaje con mis reciclados tacones de travelo en el imposible empedrado del Albaizín. Es mi forma de decir I will survive, aunque sea partiéndome los tobillos en dos.

Sin la inestimable aportación de Don Rafael Borrego, que me siguió el rollo como nadie, no habría sido posible llevar a cabo esta pequeña locura sin ton ni son perpetrada en las delirantes solaneras de la Andalucía no-tan-profunda. Gracias Rafael, lo pasé tan bien como una horda de gremlins haciendo fechorías en una beach party.

Quiero agradecer también a todas las personas que me han acompañado en esta ciudad, que han hecho de mi lo que ahora soy, conocidas, amigos, incluso las personas a las que un día remití mi propia solicitud de enemistad. También la literatura me ha construido, en ocasiones para bien, en ocasiones para mal.

Sin más dilación voy a compartir con ustedes este happening en el siguiente enlace.

Contenido de la maleta de la Doctora Trans: lectura actual/Pornoterrorismo de Diana J. Torres, un par de guantes hipoalergénicos, un guante de Rita Hayworth, cuchillo de carnicero de Miguel el Arcángel, tabaco Pueblo y accesorios requeridos, boleto de la Primitiva, pañuelo sangriento en honor a Francisco González Lodeiro, pareo estampado leopardo, teléfono móvil y auriculares, papel de culo, sandalias supletorias, abanico patrocinado por Chesterfield, cinturón y collar de tachuelas fechados en 2003, boletos de la subasta de Radio Almaina, fanzín de José Redondo titulado Relatos de mentes indecentes, bikini, gafas de sol estampado atigrado, antifaz, vibrador sin vibración, mantecados de almendra de Estepa, llave inglesa, llavero con cadena y círculo de Mercedes Benz sin su característica estrella.